Sección Sindical de CC.OO. everis centers Sevilla

miércoles, 14 de octubre de 2015

Esto es lo que “nuestra” empresa quiere para nosotros

El 7 de octubre de 2015, la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) publicaba un documento con 15 reformas para consolidar la recuperación, una suerte de medidas sugeridas a los partidos que se presentan a las próximas elecciones generales y que marcan las políticas que estos deben seguir en materia laboral y de actividad empresarial. Estas son algunas de las medidas sugeridas:

-        Redefinir el contrato por obra o servicio determinado y su duración máxima –eliminando el límite de tres años-, dotando de competencias a la negociación colectiva para su configuración, incluida la duración máxima del mismo.

Con esta medida se pretende “flexibilizar” el mercado para que se puedan realizar contratos por obra y servicio que se prolonguen en el tiempo más allá de los 3 años. Por ejemplo, podrías estar trabajando en una empresa durante 30 años con un contrato por obra y servicio, lo que permitiría a la empresa despedirte en cualquier momento sin pagar la correspondiente indemnización por despido improcedente.

-        Intensificar la mejora de la contratación de los jóvenes, para lo que es importante disponer de unos contratos formativos –prácticas y para la formación y el aprendizaje- más flexibles, flexibilizando las condiciones de jornada y salario. Para ello se plantea un contrato para la formación y el aprendizaje que sirva para una inserción en el mercado de trabajo y para que el empresario y el trabajador establezcan un compromiso mutuo en el desarrollo formativo, un contrato de jóvenes, vinculado a la formación, indefinido o temporal (3 años).

Esto en la práctica supondría poder realizar contratos en prácticas a personas que acaban de finalizar sus estudios de forma indefinida. Un trabajo en formación que duraría para siempre. De materializarse un engendro como este, podríamos decir adiós a cualquier otro tipo de contrato para jóvenes que terminan sus estudios, que se verían atrapados por el resto de sus días en contratos de formación interminables.

-        Mejorar la flexibilidad interna para lo que se propone: un régimen más ágil y eficaz de modificación de las condiciones de trabajo, en las que quede definido el ámbito de variación que corresponde al empresario y el que afecta a modificaciones sustanciales, en cuyo régimen se presuma que la comisión negociadora está bien configurada, cuando haya sido constituida por los trabajadores o sus representantes. Limitando los efectos de la constitución sin cumplir los requisitos legales por inobservancia de los mismos por parte de los trabajadores; una mayor adaptabilidad de la distribución de la jornada por parte de las empresas, facilitar la aplicación de las posibilidades de flexibilidad en materia de jornadas especiales por la vía del acuerdo individual, en defecto de previsión en convenio colectivo o ausencia de representación de los trabajadores, así como la ampliación del número de horas ordinarias diarias y de horas extraordinarias anuales – especialmente en las pymes sin que lleve aparejado un agravamiento de las cargas sociales-, suprimiendo en relación con estas últimas la rígida exigencia formal del registro día a día de la jornada de cada trabajador y su totalización en el período fijado para el abono de las retribuciones.

Con esta medida se acabarían los horarios y los calendarios laborales. Con la “flexibilidad” una vez más de la mano del empresario, se podrían cambiar las jornadas en cualquier momento, quitar las jornada intensiva de verano, ampliar la jornada cualquier día y realizar 13 horas de trabajo un día y 5 al siguiente, computando el total del mes sin importar las horas que se realicen un día (y que no serían horas extraordinarias), realizar 1000 horas extra en un año sin problemas. Adiós a la conciliación de la vida familiar, con reformas como esta pasaríamos a ser esclavos de las empresas de forma oficial.

-        En cuanto a la extinción de la relación laboral, el coste del despido es un elemento determinante de la dualidad existente entre la contratación temporal e indefinida. Por ello debería buscarse un mayor acercamiento entre la indemnización por despido objetivo y la correspondiente por terminación de contrato temporal.

Despidos más baratos (aún) para “flexibilizar” la contratación. Es curioso como las medidas que la CEOE considera necesarias para que mejoren la contratación, van destinadas a despedir más fácilmente a trabajadores que lleven mucho tiempo en la empresa, que son los que suponen un coste mayor en indemnizaciones. Como si los contratos temporales, los contratos por obra y servicio, los contratos de formación y los periodos de prueba no fueran suficiente. Con despidos baratos y contratos en formación indefinidos, se podría renovar la práctica totalidad de la plantilla de una empresa como everis en poco tiempo, prescindiendo de los elementos que menos se adapten a las políticas de la empresa, los que cobren sueldos por encima de la miseria, los que no encajen en la “flexibilidad” horaria consistente en trabajar de madrugada o los fines de semana.

Podéis leer algunas otras disparatadas medidas propuestas por la CEOE en el documento publicado en su web.

Everis forma parte deAMETIC (Asociación de Empresas de Electrónica, Tecnologías de la Información, Telecomunicaciones y Contenidos Digitales), la cual forma parte de la CEOE. La CEOE no es un organismo abstracto dirigido por entes sobrenaturales, es una organización de la que forma parte “nuestra” empresa. Estas medidas propuestas son las que propone Everis, son las que la empresa en la que trabajamos quiere imponer a base de leyes. Las empresas asociadas acaban imponiendo leyes que nos afectan en el día a día, mientras que nosotros como representantes de los trabajadores vemos limitado nuestro ámbito de actuación y nuestras posibilidades de defender a nuestros compañeros. Es por todo esto que consideramos de vital importancia promover y generalizar la construcción de formas unitarias de representación de los trabajadores y trabajadoras, a partir de las asambleas y los organismos que los propios trabajadores y trabajadoras elijan democráticamente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario